El jardín de infantes no puede solo

Frente a las múltiples privaciones que afectan a los chicos más pobres, los datos de Aprender indican que la asistencia a nivel inicial no alcanza para que los niños de nivel socioeconómico bajo mejoren significativamente su desempeño en Lengua y Matemática en primaria y secundaria.

 

La escolarización temprana se asocia con mayores niveles de aprendizaje en primaria y secundaria: los niños que van al jardín suelen lograr mejores desempeños en la escuela, según los datos de Aprender. Sin embargo, esa asociación no siempre se verifica para los chicos de nivel socioeconómico bajo: entre los chicos más pobres, afectados por múltiples privaciones (alimentación, saneamiento, vivienda, salud, información, estimulación), el jardín de infantes no alcanza a compensar las desigualdades de aprendizaje.

Los datos surgen del informe “El jardín de infantes no puede solo”, del Observatorio Argentinos por la Educación(http://argentinosporlaeducacion.org). Allí se observa la asociación entre los niveles de aprendizaje de Matemática y Lengua en primaria y secundaria, y la asistencia o no al jardín de infantes. Esa asociación positiva se ve de manera clara para los chicos de NSE alto, pero no se verifica para los chicos de NSE bajo. Según las hipótesis planteadas por el informe, esa diferencia tiene que ver con las dificultades del jardín para compensar por sí mismo las múltiples privaciones a las que se ve expuesta la infancia en la Argentina. Pero también podría explicarse por una diferencia en la calidad de la oferta de nivel inicial a la que acceden los niños según su nivel socioeconómico.

“En los NSE medios y altos es mayor la correlación entre asistencia al jardín y aprendizaje en primaria y secundaria. Esto ocurre porque, por ejemplo, las cruciales prácticas de desarrollo infantil (nutrición y estimulación) pueden ser de mayor calidad en esos NSE. Y también puede estar ocurriendo que los jardines a los que asisten los chicos de menor NSE sean, en promedio, de inferior calidad, y no lleguen a compensar las diferencias de prácticas de desarrollo infantil entre uno y otro NSE”, plantea Juan Llach, miembro de la Academia Nacional de Educación.

Los datos analizados por el Observatorio a partir de la prueba Aprender 2016 indican que el porcentaje de estudiantes de NSE bajo que logra nivel “satisfactorio o avanzado” en Matemática en primariano varía significativamente según asistencia a nivel inicial. La cantidad de alumnos con buenos desempeños es incluso mayor entre quienes no fueron al jardín (57,3%) que entre quienes fueron desde los 4 años (52,8%). En secundariatampoco se dan grandes variaciones de desempeño entre quienes no asistieron al jardín y quienes sí lo hicieron. Esa correlación sí se verifica para los chicos de NSE alto: entre ellos, solo el 15,5% de quienes no asistieron al jardín logra buenos desempeños, mientras que la cifra es más del doble (39,0%) para aquellos que asistieron desde sala de 3 o antes.

“Adelantar la escolarización a edades tempranas no resuelve necesariamente los problemas de calidad en primaria y secundaria. A esta visión mágica la hemos denominado ‘fuga hacia atrás’ y es una decisión político educativa muy precaria e incompleta, porque el nivel inicial potencia en los chicos el capital cultural de sus familias solo si la oferta es de alta calidad, y solo en ese caso sí se advierten mejoras en los sectores sociales más vulnerables –explica Mariano Narodowski, profesor de UTDT y cofundador de Pansophia Project–. La inclusión de los más pequeños no garantiza en sí misma buenos resultados en los futuros aprendizajes. La calidad, garantizada por los proyectos institucionales, la profesionalidad docente y la estrategia pedagógica, importa tanto como la inclusión”.

El informe no analizó relaciones de causalidad, sino sólo correlaciones simples. Narodowski agrega: “Las instituciones educativas transmiten también muchos otros saberes que las pruebas estandarizadas como Aprender no captan: hábitos personales, relaciones grupales, capacidad de ponerse en el lugar de otro, construcción de categorías témporo-espaciales, identidades locales y nacionales, conocimiento de reglas y límites, disfrute lúdico, entre otras”. En otras palabras, los bajos aprendizajes de Lengua y Matemática de muchos chicos pobres que concurrieron al jardín de infantes no implican que la asistencia de esos chicos al nivel inicial no tenga otros efectos positivos. 

Contacte con nosotros
Máximo Romano Larroca Coordinador de Prensa, Observatorio Argentinos por la Educación
Máximo Romano Larroca Coordinador de Prensa, Observatorio Argentinos por la Educación
Sobre Argentinos por la Educación

Sobre el Observatorio Argentinos por la Educación

El Observatorio Argentinos por la Educación es un espacio de encuentro creado alrededor de los datos del sistema educativo, con el objetivo de involucrar a toda la sociedad en la mejora de la educación.

La misión del Observatorio es contribuir a que la educación sea determinante en el debate público argentino, a partir de datos que permitan enfocarla en los desafíos del siglo XXI.

Su plataforma interactiva de datos, la más exhaustiva del país, contiene casi 70 millones de registros públicos sobre indicadores fundamentales del sistema educativo, como acceso y participación de los estudiantes, eficiencia del sistema (tasas de repitencia, tasa de promoción efectiva, etc.), recursos humanos, recursos físicos y financieros, y evaluación.


Argentinos por la Educación
Arenales 605, oficina 1103, Vicente López, Buenos Aires