¿Hay relación entre la cantidad de alumnos por curso y los resultados de aprendizaje?

La cantidad de alumnos por curso no muestra correlación con los desempeños de los estudiantes de primaria en las pruebas Aprender. En las escuelas privadas se observa un mayor promedio de alumnos por sección y también mejores resultados de aprendizaje, en comparación con las escuelas estatales.

No hay una relación clara entre el ratio de alumnos por curso y los resultados de aprendizaje, según surge de los datos de las pruebas Aprender 2016 y 2018 para las escuelas primarias urbanas. Esta es una de las principales conclusiones del informe “¿Hay relación entre la cantidad de alumnos por curso y los resultados en pruebas Aprender?”, con autoría de Víctor Volman, director técnico del Observatorio Argentinos por la Educación. 

El documento observa la relación entre la cantidad de alumnos por sección (es decir, por curso) en el nivel primario y el porcentaje de estudiantes que “aprueban” las pruebas Aprender de Matemática (es decir, los que alcanzan los niveles satisfactorio y avanzado). El análisis se basa en la relación entre las dos variables y no en un estudio de causalidad. 

En 2016, por ejemplo, las escuelas en La Pampa tenían en promedio 19,9 estudiantes por curso y 69,8% de estudiantes aprobados en Matemática. La Rioja contaba con un ratio similar de alumnos por sección (20,1) y 50,1% de alumnos en los dos mejores niveles de desempeño. Es decir, hay provincias con un ratio similar de estudiantes por curso y resultados dispares en Aprender.

A la vez, hay provincias con diferente cantidad de alumnos por sección y resultados  académicos similares. En 2018, por ejemplo, esto se ve al comparar la provincia de Buenos Aires (25,5 alumnos por clase y 58,6% de estudiantes aprobados) con Santa Fe (21,2 estudiantes por clase y 56,8% de alumnos en los niveles satisfactorio y avanzado).

En las escuelas privadas se observa un mayor promedio de alumnos por sección (27,0) y también mejores resultados de aprendizaje (76,2% de alumnos aprobados), en comparación con las escuelas estatales (que tienen 21,5 alumnos por curso y 51,0% de estudiantes aprobados en Aprender 2018). Esta diferencia puede relacionarse con el nivel socioeconómico u otros factores: tanto en el sector estatal como en el privado, las escuelas de mayor nivel socioeconómico tienen más alumnos por aula y una mayor proporción de estudiantes aprobados.

“Los datos constatan que no hay una relación de causa-efecto entre el tamaño de los cursos y los resultados de aprendizaje de matemática. Por lo tanto, los motivos de los resultados probablemente se originen en razones multicausales. Los estilos de enseñanza de los profesores, las formas de evaluación, el clima escolar, los estímulos familiares, entre muchos otros factores, pueden incidir en los resultados obtenidos”, explica Sandra Ziegler, directora de la maestría en Educación de FLACSO. Por otro lado, Ziegler advierte: “El origen social es el mayor predictor de los resultados obtenidos más allá de que se trate de escuelas estatales o privadas, y de la cantidad de estudiantes por profesor. Tanto la política como la pedagogía tienen un desafío mayúsculo por delante para que la distribución de saberes sea relevante y justa”. 

Para Flavio Buccino, maestro y especialista en gestión educativa, el mayor peso de la variable socioeconómica indica “la necesidad de revisar las políticas de acceso de los alumnos al sistema escolar y la composición de los grupos en términos de homogeneidad/heterogeneidad por el impacto del sector social proveniente y el tipo de gestión. Es muy posible que esa homogeneidad/heterogeneidad esté alterando los resultados”. Según Buccino, los datos sugieren “que la ratio ‘deseable’ depende más de las problemáticas que vienen asociadas al sector social del cual provienen los alumnos. Puede que la ratio sea baja pero las problemáticas de mayor profundidad”.

“A pesar de que es necesario cruzarla con otras variables, sería peligroso decir que el número de alumnos no es una variable que influya en los aprendizajes –afirma Cristina Carriego, directora del Instituto para el Futuro de la Educación de Pansophia Project–. El docente tiene un tiempo limitado para distribuir en la atención de cada uno de sus alumnos y, naturalmente, si hay más niños, tiene menos tiempo para cada uno”. Carriego concluye: “He visto grados de 40 alumnos en los que todos avanzan con cierto nivel de homogeneidad. Y los que no se adaptan, deben partir. También he visto cómo se complejiza el trabajo del maestro cuando los 18 alumnos que tiene requieren diferentes apoyos y tipo de atención. Es decir, el grado de homogeneidad o de heterogeneidad de un grupo quizá sea más relevante que el número de alumnos”. 



 

Contacte con nosotros
Máximo Romano Larroca Coordinador de Prensa, Observatorio Argentinos por la Educación
Máximo Romano Larroca Coordinador de Prensa, Observatorio Argentinos por la Educación
Sobre Argentinos por la Educación

Sobre el Observatorio Argentinos por la Educación

El Observatorio Argentinos por la Educación es un espacio de encuentro creado alrededor de los datos del sistema educativo, con el objetivo de involucrar a toda la sociedad en la mejora de la educación.

La misión del Observatorio es contribuir a que la educación sea determinante en el debate público argentino, a partir de datos que permitan enfocarla en los desafíos del siglo XXI.

Su plataforma interactiva de datos, la más exhaustiva del país, contiene casi 90 millones de registros públicos sobre indicadores fundamentales del sistema educativo, como acceso y participación de los estudiantes, eficiencia del sistema (tasas de repitencia, tasa de promoción efectiva, etc.), recursos humanos, recursos físicos y financieros, y evaluación.


Argentinos por la Educación
Arenales 605, oficina 1103, Vicente López, Buenos Aires