¿Cómo le fue a Argentina en las pruebas PISA 2018?

Los estudiantes argentinos obtuvieron 402 puntos en la prueba PISA 2018 de Lectura: 16 puntos menos que en la primera edición de la prueba, en el año 2000. El país quedó en el puesto 63 de 77 participantes. A nivel regional, los resultados lo ubican por debajo de Chile, Uruguay, Costa Rica, México y Colombia en todas las áreas evaluadas. En Matemática, Argentina es el país de la región que más retrocedió con respecto a 2012. En Ciencias, los resultados se mantienen estables: el 53,5% no alcanza el nivel mínimo.

En PISA 2018 los estudiantes argentinos obtuvieron 402 puntos en Lectura: 6 puntos más que en la edición anterior, de 2012, y muy lejos del promedio de la OCDE (487). Esa cifra ubicó a la Argentina en el puesto 63 de 77 países. En Matemática obtuvieron 379 puntos, un retroceso de 9 puntos con respecto a la edición previa (el promedio de la OCDE es 489). En Ciencias, el puntaje de Argentina fue 404: apenas 2 puntos más que en 2012 (el promedio de la OCDE es 489).

Los datos surgen del informe “¿Cómo le fue a Argentina en las pruebas PISA 2018?”, de Víctor Volman y Axel McCallum, del Observatorio Argentinos por la Educación. El informe hace foco en los resultados de Lectura, Matemática y Ciencias de la prueba PISA 2018, que evalúa una muestra de estudiantes de 15 años de edad. En esta edición participaron 78 países (aunque no se publicaron los datos de España en el área de Lectura).

“Cualquiera haya sido el recorrido previo de Argentina en PISA y la situación de los países de la región, el dato movilizador es que el sistema educativo ha logrado para la mitad de los estudiantes argentinos alcanzar y superar un  nivel básico en su dominio de la lectocomprensión, pero, eso sí, está en deuda con la otra mitad del estudiantado”, afirma Irene Kit, presidenta de la Asociación Civil Educación para Todos.

Sobre los alcances de esta prueba, Kit sostiene: “PISA propone una medición interesante de la capacidad lectora, así como en matemática y ciencias del mundo natural, y aporta mucha información de prácticas escolares y situaciones personales sobre las cuales hacer base para poder ampliar las oportunidades de aprender y desarrollar capacidades significativas para todos los y las adolescentes, en especial para aquellos que más necesitan de la escuela”.

El informe compara los resultados de Argentina con los desempeños en ediciones previas: 2000, 2006, 2009 y 2012. Si bien el país participó de PISA 2015, los resultados de esa edición no fueron considerados válidos para Argentina por falta de representatividad de la muestra. En 2018 la muestra de la prueba fue representativa del 80,6% de la población objetivo (estudiantes de 15 años) de Argentina: se evaluó a 11.975 estudiantes en 458 escuelas. El país incrementó la cobertura en 26 puntos porcentuales con respecto a PISA 2015. En América Latina, solo Chile tiene una cobertura mayor (89,3%).

“Los resultados de PISA deben preocuparnos, la constante es que más allá del gobierno los resultados siguen bajando. No nos engañemos, estamos mal”, sostiene Gustavo Iaies, director de la escuela de Gestión Educativa de ESEADE. Y agrega:“ PISA es una prueba que mide habilidades para ingresar al mercado del empleo, es decir, para incorporarse a una economía productiva. Cabe reflexionar sobre los problemas de productividad de nuestra economía después de leer éstos resultados”.

“Creo que es importante ser cuidadosos a la hora de interpretar una diferencia de apenas 16 puntos. Es difícil saber si esto realmente significa que se produjo un deterioro significativo en el desempeño. Pero lo que sí parece poder afirmarse es que en los conocimientos y habilidades evaluados por PISA, en casi veinte años no hemos logrado mejorar, en tanto que otros países latinoamericanos sí lo han hecho”, afirma Beatriz Diuk, docente de la Universidad Nacional de San Martín e investigadora del CONICET. También Diuk invita a la reflexión más allá de las comparaciones internacionales y afirma que “tenemos enormes dificultades a la hora de proporcionar oportunidades educativas adecuadas a los niños, niñas y jóvenes de los sectores económicamente más vulnerados. Ningún país mejora su desempeño global, si no logra mayor justicia educativa”.

Lectura: el 52,1% no alcanza el nivel mínimo

Los datos de 2018 muestran que Argentina queda rezagada con respecto a otros países latinoamericanos. En Lectura, la Argentina queda en el puesto 7° de la región, debajo de Chile (452 puntos), Uruguay (427), Costa Rica (426), México (420), Brasil (413) y Colombia (412). Detrás de Argentina quedaron Perú (401), Panamá (377) y República Dominicana (342). Argentina es el país de la región que más retrocedió desde el 2000 (-16 puntos), mientras que Perú es el que más mejoró (+74 puntos). 

En esta área, que fue el foco principal de PISA 2018, Argentina se ubica en el puesto 63 sobre 77 países participantes. El 52,1% de los estudiantes se ubica por debajo del Nivel 2 de desempeño, considerado mínimo. Para la OCDE, el promedio de estudiantes en este nivel es 22,7%. Argentina tiene apenas un 0,7% de alumnos en los niveles más altos (5 y 6); para la OCDE, el promedio es 8,7%. 

Matemática: 7 de cada 10, por debajo del nivel mínimo

En Matemática, Argentina es el país de la región que más retrocedió con respecto a la última edición, de 2012: pasó de 388 puntos a 379. En esta área la Argentina queda en el puesto 8° de la región, debajo de Uruguay (418), Chile (417), México (409), Costa Rica (402), Perú (400), Colombia (391) y Brasil (384). Los estudiantes argentinos solo superan a los de Panamá (353) y República Dominicana (325). 

En Matemática, Argentina se ubica en el puesto 71 sobre 78 participantes. El 69% de los estudiantes se ubica por debajo del Nivel 2 de desempeño, considerado mínimo. Para la OCDE, el promedio de estudiantes en este nivel es 23,9%. Argentina tiene apenas un 0,3% de alumnos en los niveles más altos (5 y 6); para la OCDE, el promedio es 10,9%.

Ciencias: el 53,5% no alcanza el nivel mínimo

En Ciencias, con 404 puntos, la Argentina quedó debajo de Chile (444), Uruguay (426), México (419), Costa Rica (416) y Colombia (413), y con el mismo puntaje que Perú y Brasil. En esta área, la Argentina solo supera a Panamá (365) y República Dominicana (336). 

En Ciencias, Argentina se ubica en el puesto 65 sobre 78 participantes. El 53,5% de los estudiantes se ubica por debajo del Nivel 2 de desempeño, considerado mínimo. Para la OCDE, el promedio de estudiantes en este nivel es 21,9%. Argentina tiene apenas un 0,5% de alumnos en los niveles más altos (5 y 6); para la OCDE, el promedio es 6,7%.

Desempeños de las provincias: CABA, a la cabeza

En términos sub-nacionales, CABA (454) se ubica por encima del promedio nacional de Lectura, con un retroceso de 21 puntos con respecto a PISA 2015 (los datos de la Ciudad sí fueron considerados válidos en esa edición). Córdoba obtiene 427 puntos y la provincia de Buenos Aires, 413. Tucumán, con 389 puntos, se ubicó por debajo del promedio nacional (402). El puntaje de CABA es similar al de Chile (452 puntos).

En ese sentido, Iaies explica: “Podemos pensar en jurisdicciones para las que hicieron la experiencia provincial, y casi nos lleva a una dependencia directa del nivel socioeconómico, “dime de qué casa vienes y te diré los resultados educativos que tendrás”. A su vez, agrega: “Las elites argentinas se han “achicado”, casi no tenemos niños y jóvenes que compitan en la elite mundial. Estamos destinados al lote de atrás, y eso es también muy grave. Si hay talento, no aparece acá. La ciudad de Buenos Aires, el distrito más rico, cae también”.

En Matemática, CABA (434 puntos), Córdoba (400 puntos) y Buenos Aires (387 puntos) obtuvieron puntajes que superan el promedio nacional (379 puntos), mientras que Tucumán (364 puntos) quedó por debajo del promedio nacional. CABA muestra un retroceso de 22 puntos con respecto a PISA 2015, cuando había obtenido 456 puntos en Matemática. En 2018, el puntaje de CABA se ubica por encima de los mejores países latinoamericanos (Uruguay encabeza con 418).

En Ciencias también se observa que CABA (455 puntos), Córdoba (427 puntos) y Buenos Aires (413 puntos) obtuvieron puntajes superiores al promedio nacional (404 puntos), mientras que Tucumán (389 puntos) queda por debajo. CABA muestra un retroceso de 20 puntos con respecto a PISA 2015, cuando había obtenido 475 puntos en Ciencias. El puntaje de CABA se ubica por encima de Chile (444), el país latinoamericano que lidera.

China lidera el ranking PISA 2018

En Lectura, el ranking que surge de PISA 2018 está encabezado por las provincias chinas de Beijing, Shanghai, Jiangsu y Zhejiang (B-S-J-Z), que participaron como unidad y obtuvieron 555 puntos. En segundo lugar quedó Singapur (549 puntos), seguido de Macao (China, 525 puntos), Hong Kong (China; 524 puntos) y Estonia (523 puntos). Si se considera que 40 puntos de PISA equivalen a un año de escolaridad, los estudiantes argentinos de 15 años tienen 3,8 años escolares de rezago con respecto a los líderes del ranking en Lectura.

En Matemática, las provincias chinas también lideran el ranking: el primer lugar es de B-S-J-Z (591 puntos), seguido de Singapur (569). El top 5 lo completan tres jurisdicciones chinas: Macao (558), Hong Kong (551) y Taipei (531). Si se considera que 40 puntos de PISA equivalen a un año de escolaridad, los estudiantes argentinos de 15 años tienen 5,3 años escolares de rezago con respecto a los líderes del ranking en Matemática.

En Ciencias se incorpora Japón al top 5. Los mejores desempeños son, en orden: B-S-J-Z (590 puntos), Singapur (551), Macao (544), Estonia (530) y Japón (529). Si se considera que 40 puntos de PISA equivalen a un año de escolaridad, los estudiantes argentinos de 15 años tienen 4,7 años escolares de rezago con respecto a los líderes del ranking en Ciencias.

"Los datos muestran que, a diferencia de otros países de la región, no logramos mejorar significativamente. En términos relativos, Argentina está cada vez peor ¿Qué cosas se están haciendo bien en otros países y mal en la Argentina? Esta pregunta tiene que unirnos a lo largo y a lo ancho del país”, opina Ignacio Ibarzábal, director ejecutivo del Observatorio Argentinos por la Educación. Respecto a cómo interpretar estos resultados, Ibarzábal sostiene: “Es cierto que el sistema argentino acoge cada vez a más estudiantes y que esto repercute en que sea un desafío mejorar los niveles de desempeño. Sin embargo, otros países logran mayor inclusión y mayores aprendizajes. Este es el desafío."

 

Contacte con nosotros
Máximo Romano Larroca Coordinador de Prensa, Observatorio Argentinos por la Educación
Máximo Romano Larroca Coordinador de Prensa, Observatorio Argentinos por la Educación
Sobre Argentinos por la Educación

Sobre el Observatorio Argentinos por la Educación

El Observatorio Argentinos por la Educación es un espacio de encuentro creado alrededor de los datos del sistema educativo, con el objetivo de involucrar a toda la sociedad en la mejora de la educación.

La misión del Observatorio es contribuir a que la educación sea determinante en el debate público argentino, a partir de datos que permitan enfocarla en los desafíos del siglo XXI.

Su plataforma interactiva de datos, la más exhaustiva del país, contiene casi 90 millones de registros públicos sobre indicadores fundamentales del sistema educativo, como acceso y participación de los estudiantes, eficiencia del sistema (tasas de repitencia, tasa de promoción efectiva, etc.), recursos humanos, recursos físicos y financieros, y evaluación.


Argentinos por la Educación
Arenales 605, oficina 1103, Vicente López, Buenos Aires