Skip to Content

Por qué Toyota no consigue 200 jóvenes con título secundario para trabajar en su planta

Los datos señalan que la escuela secundaria excluye a los adolescentes varones pobres, para quienes el trabajo industrial podría implicar una mejora en la calidad de vida. En Zárate, los varones de nivel socioeconómico bajo representan solo el 2% de los inscriptos en el último año del secundario.

El presidente de Toyota indicó en declaraciones públicas que la empresa automotriz tiene dificultades para su búsqueda de 200 jóvenes, varones, con título secundario para trabajar en su planta fabril de la localidad de Zárate en la provincia de Buenos Aires. También se refirió a quienes no concluyen el secundario y advirtió que la empresa identifica en ellos graves problemas de comprensión lectora. 

El informe “¿Por qué Toyota no consigue 200 jóvenes con título secundario para trabajar en su planta?”, del Observatorio de Argentinos por la Educación y con autoría de Mariano Narodowski (Universidad Torcuato Di Tella y Académico Asociado de Argentinos por la Educación), presenta algunos datos que permiten entender por qué Toyota no encuentra esos candidatos. Esta situación puede ser representativa de lo que sucede en distintos puntos del país. 

Los datos muestran que no hay escasez de egresados en esa zona: en 2018 había  1.314 estudiantes cursando el sexto año del secundario en Zárate, según las últimas cifras disponibles. A ese número, además, se le podrían sumar los egresados de los partidos cercanos a la fábrica (Campana, Escobar, San Miguel, etc.): la cifra total se quintuplicaría. 

En cuanto a las habilidades de estos jóvenes, el 64% de los estudiantes del último año de secundaria en Zárate están por encima del nivel básico de comprensión lectora, según los datos de la prueba Aprender 2017. Por lo tanto, deberían ser aptos para el trabajo demandado.

Al analizar los estudiantes del nivel secundario por sexo y tercil de ingresos, se observa que los varones del tercil de menores ingresos –potenciales candidatos para esta búsqueda laboral– son apenas un 2% del total de inscriptos en el sexto año del nivel secundario. En Zárate, como a nivel nacional, los graduados secundarios son mayoritariamente mujeres, y mayoritariamente de sectores medios y altos. 

Estos sectores tienden a priorizar la continuidad de sus estudios en la educación superior. Si bien no hay datos específicos de Zárate, la EPH para el Gran Buenos Aires muestra que en el quintil de menores ingresos, el acceso a los estudios superiores es del 9%, mientras en el resto de los segmentos socioeconómicos la cifra se cuadruplica. 

“Para aquellos que se preguntaban por qué los jóvenes pobres sub 25 de Zárate-Campana con secundario completo no se postulan de a cientos para trabajar en Toyota, con un salario promedio de $150.000, la lacónica respuesta es: casi no hay varones pobres con secundario completo en Zárate-Campana”, señala Mariano Narodowski, autor del informe. En base a estos datos, Narodowski concluye: “La escuela secundaria excluye a los adolescentes varones pobres, para quienes el trabajo industrial implicaría una clara mejora de la calidad de vida y probablemente movilidad social ascendente, mientras que los graduados secundarios de los sectores medios y altos de la población no parecen interesados en incorporarse a la actividad industrial en el sector privado”. 

“Es difícil para una empresa, salir de una lectura lineal de los contenidos, tal como se los ha planteado en sus curvas específicas de lectura. Me parece que las empresas deberían construir un documento oficial de demandas respecto de lo que le pueden al ministerio que los alumnos deberían aprender para responder a las competencias básicas que demandan”- expresa Gustavo Iaies, director de la Escuela de Gestión Educativa de ESEADE-. “Lo de Toyota es una primer experiencia para observar las distancias entre las consideraciones del ministerio y las de las empresas, en los términos de observación del para qué de los saberes que enseñan y las razones de dicha práctica”. 

Javier Curcio, Director del Departamento de Economía FCE/UBA, aporta: “El trabajo da cuenta de la enorme dificultad para lograr la terminalidad de la educación secundaria por parte de los grupos poblacionales con menor acceso a recursos, especialmente en el caso de los varones, condenándolos a la exclusión y generando situaciones de pobreza estructural muy difíciles de revertir. La obligatoriedad dispuesta por la Ley de Educación Nacional es insuficiente para garantizar el derecho efectivo a la educación consagrado en el marco normativo del país. Se requiere un rol más efectivo por parte del Estado (gobierno nacional, provincias y municipios) para promover el desarrollo social, así como reformas profundas en la escuela secundaria para lograr un sistema inclusivo, equitativo y de calidad esencial para el desarrollo sostenible”. 

“La clara indagación estadística y sociológica que hace Mariano para explicar el caso que la empresa Toyota sacó a la luz pública no solo confirma lo que denomina el “colapso” de la educación argentina tras años de franco declive, sino la profunda injusticia de un sistema que expulsa a quienes más necesitan de su servicio”, concluye Susana Decibe, socióloga especializada en gestión de políticas públicas. Y analiza: “La política educativa se ha convertido en una gran ficción que solo deja tranquilas a las conciencias de quienes las elaboran. Lo que se acuerda en el más alto nivel de la gestión educativa está muy lejos de ocurrir en las aulas. Falta de capacidad en las gestiones y/o falta de voluntad política para cumplir con las normas y acuerdos federales han dejado a las escuelas libradas a su suerte y aún a quienes egresan con saberes y competencias en general muy lejos de las metas fijadas en los ministerios. Es impostergable un debate abierto orientado a detener esta decadencia”.


 



 

Contacte con nosotros
Aldana Nazar Coordinadora de prensa, Argentinos por la Educación
Aldana Nazar Coordinadora de prensa, Argentinos por la Educación
Sobre Argentinos por la Educación

Sobre el Observatorio Argentinos por la Educación

El Observatorio Argentinos por la Educación es un espacio de encuentro creado alrededor de los datos del sistema educativo, con el objetivo de involucrar a toda la sociedad en la mejora de la educación.

La misión del Observatorio es contribuir a que la educación sea determinante en el debate público argentino, a partir de datos que permitan enfocarla en los desafíos del siglo XXI.

Su plataforma interactiva de datos, la más exhaustiva del país, contiene casi 90 millones de registros públicos sobre indicadores fundamentales del sistema educativo, como acceso y participación de los estudiantes, eficiencia del sistema (tasas de repitencia, tasa de promoción efectiva, etc.), recursos humanos, recursos físicos y financieros, y evaluación.


Argentinos por la Educación
Arenales 605, oficina 1103, Vicente López, Buenos Aires