Universidades: la cantidad de estudiantes creció más rápido que el presupuesto

Entre 1974 y 2018, la cantidad de estudiantes en las universidades nacionales creció un 280%: pasó de 431.781 a 1.640.405 mientras que el gasto por alumno disminuyó casi un 60%. Además, en las últimas décadas la cantidad de cargos docentes casi se duplicó.

La matrícula de estudiantes de pregrado y grado en las universidades nacionales creció un 280% entre 1974 y 2018, al pasar de 431.781 a 1.640.405 alumnos. Esto implicó una variación anual promedio del 3,1%. En 2018, en Argentina había 37 estudiantes universitarios cada 1.000 habitantes: más del doble que en 1974, cuando eran 17 cada 1.000 habitantes.

Los datos surgen del informe “Financiamiento Educativo Universitario. Estudio sobre la evolución histórica del presupuesto universitario nacional en la Argentina (1974-2019)”, del Observatorio Argentinos por la Educación, con autoría de Marcelo Rabossi (Universidad Torcuato Di Tella), Víctor Volman y Federico Braga. El documento hace foco en el crecimiento del sistema universitario argentino en las últimas décadas.

El documento explica que “el sostenido y creciente ingreso de nuevos estudiantes universitarios al sistema provoca que a pesar del aumento del presupuesto en términos de PBI e independiente de sus oscilaciones, los montos reales por alumno han seguido un sendero con tendencia a la baja”.  El gasto por alumno pasó de 180.000 pesos anuales en 1974 a 73.000 en 2018 (a valores del año 2019).  

“La implementación del ingreso irrestricto en 1983, expande en un 126% la demanda  por estudios en universidades nacionales en el período 83-92. Por otro lado, producto de las recurrentes crisis económicas que durante la época derivaron en procesos hiperinflacionarios, el presupuesto solo creció un 38% en el período 83-92. Si bien es solo un ejemplo, lo que estas cifras indican es algo recurrente en la historia del país: las decisiones políticas le dan la espalda a las posibilidades de llevarlas a cabo sin que se provoque un daño en las finanzas de las universidades -señala Marcelo Rabossi, coautor del informe-. Actualmente, para mantener la misma proporción de fondos por alumno del ‘83, habría que duplicar en términos reales el presupuesto, situación absolutamente inviable dada la deteriorada condición económica del país”.

El documento destaca que parte del ajuste por los constantes ciclos de variación presupuestaria se pagó con el régimen de contratación docente. El incremento de cargos docentes se produjo casi en su totalidad en la categoría denominada “simple”, con una dedicación horaria de hasta 10 horas semanales. En 1999, 6 de cada 10 docentes universitarios tenían esta categoría mientras que en 2019 representaban 7 de cada 10 (69,9%). Esta modalidad resulta costo-efectiva, sobre todo para instituciones de corte profesionalista en donde la función de investigación tiene menor peso relativo. A título de ejemplo, en universidades de investigación-intensiva como Harvard o Princeton, menos del 20% de los docentes son de dedicación simple.  

“Argentina continúa siendo un caso atípico de concentración del financiamiento estatal asignando los fondos por el lado de la oferta institucional en comparación con la mayoría de los países de la región” -afirma Agustín Claus, especialista en economía de la Educación de FLACSO-. Se debería incorporar la lógica de los mecanismos de asignación de los fondos según carreras y condiciones del acceso, permanencia y egreso de los estudiantes, e incorporar criterios objetivos que contemplen las necesidades de los estudiantes y las carreras para imprimir mayores niveles de justicia a la distribución de los recursos entre las distintas Universidades Nacionales”.

En paralelo al aumento de la matrícula, la cantidad de cargos docentes casi se duplicó en los últimos 20 años: creció un 87,8% entre 1999 y 2019. Este aumento representó una variación del 3,2% anual, por encima del aumento en la cantidad de alumnos (2,4 anual entre 1999 y 2018). En 1999 había 10,3 estudiantes por cada cargo docente en el sistema universitario; en 2018 la cifra era 8,8. 

Por su parte, Juan Ignacio Doberti, docente e investigador de la UBA, advierte: “La inestabilidad macroeconómica es una característica distintiva de la Argentina en el período estudiado (1974-2019) que ha afectado significativamente a los Presupuestos Nacionales que financian a la mayor parte del sistema universitario. Las variables más sensibles para la medición de las actividades productivas (la inflación, el tipo de cambio, la tasa de interés, la variación del producto o la evolución de los salarios) han tenido oscilaciones tan notorias que tuvieron efectos relevantes y negativos para el nivel superior de estudios".

Contacte con nosotros
Sobre Argentinos por la Educación

Sobre el Observatorio Argentinos por la Educación

El Observatorio Argentinos por la Educación es un espacio de encuentro creado alrededor de los datos del sistema educativo, con el objetivo de involucrar a toda la sociedad en la mejora de la educación.

La misión del Observatorio es contribuir a que la educación sea determinante en el debate público argentino, a partir de datos que permitan enfocarla en los desafíos del siglo XXI.

Su plataforma interactiva de datos, la más exhaustiva del país, contiene casi 90 millones de registros públicos sobre indicadores fundamentales del sistema educativo, como acceso y participación de los estudiantes, eficiencia del sistema (tasas de repitencia, tasa de promoción efectiva, etc.), recursos humanos, recursos físicos y financieros, y evaluación.


Argentinos por la Educación
Arenales 605, oficina 1103, Vicente López, Buenos Aires